Pico de Las Nieves – ruta fotográfica – parte 1 de 3

¿Te gustaría realizar una Ruta Fotográfica por el Pico de Las Nieves? Descubrir uno de los lugares más impresionantes para capturar grandes fotografías en la isla de Gran Canaria. ¿Te animas a conocer más detalles?

No es más quién más alto llega, sino aquel que influido por la belleza que le envuelve, más intensamente siente. (Maurice Herzog). Realizando una libre interpretación, podemos pensar que este alpinista francés, que fue el primer ser humano junto a su compañero Louis Lachenal en ascender una montaña de más de 8.000 metros, estaba pensando en un lugar como el Pico de Las Nieves, y no le faltaría razón. Y es que este magnífico mirador, situado junto al punto más alto de la isla de Gran Canaria (el Morro de la Agujerada, 1956 metros), es uno de mis lugares favoritos para realizar fotografías en la isla de Gran Canaria.

Se trata de un lugar con un encanto especial. Las variables condiciones climáticas y sobre todo el mar de nubes, recompensan con unas preciosas capturas. El viento, que suele ser un elemento habitual en la zona, se convierte en un magnífico aliado para tomar fotografías en movimiento o para realizar un time-lapse. La ayuda de un buen trípode que resista la embestidas es un elemento esencial en esta ruta.

 

Paisaje de Gran Canaria, con el Roque Nublo, el Roque Bentayga y el Teide al fondo

 

Te invito a continuar la lectura de esta primera ruta del Blog del Informador Fotográfico. Descubrir lugares impresionantes desde los que conseguir imágenes impactantes de la isla de Gran Canaria. Consejos básicos orientados sobre todo a los principiantes y aficionados a la fotografía, y por qué no a los turistas que decidan intentarlo.

Cómo llegar al Pico de Las Nieves

Si tomamos como punto de referencia la Cruz de Tejeda, lugar donde se encuentra el único Parador Nacional de Gran Canaria, podemos acceder al Mirador del Pico de Las Nieves. Para ello tomamos el desvío de la GC-150 junto al Hotel Rural El Refugio. Posteriormente, el desvío de la GC-130 y desde ahí acceder al mirador a través de un corto tramo por la GC-134. Un trayecto en coche de unos 15 minutos que nos llevará al punto más alto de la isla. Se puede estacionar el vehículo en las limitadas plazas de aparcamiento que hay, aunque suficientes en la mayoría de ocasiones.

Busca el atardecer

Nada más bajar del coche, el mirador nos ofrece una espectacular panorámica del centro y oeste de la isla. Destaca la imponente presencia del Teide (Tenerife) al fondo (si la niebla y la calima lo permiten). Atentamente observan los dos roques más representativos de la cumbre de Gran Canaria, el Nublo y el Bentayga. Al orientarse al oeste, conviene planificar esta ruta al atardecer, que será el momento de mejor luz para conseguir unas fotografías más interesantes.

De esta forma podemos introducir el Sol en nuestras composiciones, aunque habrá que tener en cuenta la hora del ocaso dependiendo de la época del año. En el mes de septiembre, por ejemplo, el Sol se esconde en este punto entre las 20:22 el día primero y las 19:48 horas al final del mes. Es recomendable llegar al sitio con al menos 30 minutos de antelación. Un poco más si la intención es acceder a la zona de la Ventana del Nublo, próxima al mirador, y de la que hablaremos más adelante.

Foto de la bola del Mirador del pico de Las Nieves en Gran Canaria

 

El mirador

Conocido popularmente como el Pico de Las Nieves, su nombre real es el de Mirador del Pico de los Pozos de la Nieves, aunque ésta sólo sea protagonista en contadas ocasiones en la cumbre de Gran Canaria. Su nombre le viene de la cercanía de tres pozos que se construyeron a partir del siglo XVII para almacenar para el verano las aguas de las nieves del invierno. Dos de ellos han sido rehabilitados y son visitables. Pocos lugares nos brindan la oportunidad de tomar una fotografía de paisaje tan espectacular. En la misma toma aparecen hitos geográficos de la relevancia del Pico Teide, el Roque Nublo y su Rana, el Roque Bentayga, El Fraile, Los Llanos de la Pez y de Pargana y las calderas de Tejeda y Tirajana (Reserva Mundial de la Biosfera de Gran Canaria, UNESCO, 29 de junio de 2005).

Todos estos elementos nos ofrecen unas imágenes muy representativas y dignas de compartir. Pero lo que te propongo es que vengas a conseguirlas por tu propio pie. Que disfrutes del trayecto y de los valores naturales de Gran Canaria y las posibilidades para disfrutar de la pasión por la fotografía de paisaje. Eso sí, atendiendo una serie de recomendaciones para que puedas llevar a cabo esta actividad con seguridad y con la mayor comodidad posible.

Foto paisaje de Gran Canaria con persona

 

Presta atención a la vestimenta

Ya he comentado que es el atardecer la mejor hora para tomar fotografías en este lugar. Hacia el oeste donde se orientan los elementos de mayor interés. Al tratarse de un lugar situado a casi 2.000 metros de altitud y donde el viento sopla con fuerza, es imprescindible llevar la indumentaria adecuada. La ropa de abrigo, incluso en los meses de verano, debe incluirse en la mochila. Fuera de los meses estivales, unos guantes, gorro y ropa térmica nunca estarán de más. Créanme que se lo que digo y que la temperatura en este punto no suele superar los 8 grados durante el invierno. Recuerdo alguna que otra vez aguantar escasamente 30 segundos fuera del coche sin que las manos y la cara se me congelaran. ¡Quedan avisados!

No olvides llevar un buen calzado que te permita caminar más seguro/a por zonas de montaña. La gravilla y las piedras sueltas pueden ponerte en alguna dificultad. Además, es muy importante meter en la mochila un frontal o una linterna para cuando se vaya la luz natural después del ocaso.

Disfruta del entorno y de las vistas

En esta ruta que te planteo no todo va a ser fotografía. Disfrutar del paisaje, de la compañía o de la soledad, según lo prefieras, requiere una preparación previa. Ser trata de tener una grata experiencia que querrás repetir cada cierto tiempo. Y es que este mirador nos regala prácticamente un paisaje nuevo cada día. Incluso cada hora, ya que el mar de nubes, el viento, el Sol y el resto de protagonistas, hacen que cada fotografía y cada momento sea único. La tranquilidad y la paz que se respira forman parte de esa “tempestad petrificada” de la que hablaba el gran Miguel de Unamuno. Estos son los momentos que requieren una pausa y como decimos en esta tierra hacer las cosas como es debido.

 

Mujer sentada mirando paisaje de Gran Canaria

 

Antes de subir al mirador, recomiendo hacer una parada en la Cruz de Tejeda. Allí puedes comprar unos bocadillos y una botellita de algún vino grancanario (recomendado por la Denominación de Origen Gran Canaria). Puedes conseguirlo en algunos de los puestos que hay junto al Parador. Una copa de vino acompañando ese bocadillo típico, sentados en el muro del mirador, si el tiempo lo permite, es una de las experiencias más agradables de cuantas puedas hacer en la isla de Gran Canaria. En la temporada invernal, el vino puede ser sustituido por una copita de Ron Miel. Los que alguna vez han disfrutado de este momento en la cumbre saben bien de lo que hablo.

La foto siguiente, aunque no está tomada en este mirador nos puede servir de ayuda para interpretar el momento. Solo falta ya preparar la cámara y disparar, y sobre todo, disfrutar de un atardecer que será único e irrepetible.

 

Tres personas brindan en la Cumbre de Gran Canaria

 

Equipo necesario

Aunque algunas personas sacan unas magníficas fotografías con móviles, sobre todo los de última generación, las limitaciones técnicas son aún muy evidentes. Por esta razón, es necesario hablar sobre el material mínimo recomendable para afrontar una sesión de fotos de paisajes con garantía de éxito. En este caso, mi recomendación es que lleves una cámara réflex (yo uso, entre otras, la Nikon D7100). En su defecto, una cámara que cuente con el modo manual  (las cámaras compactas  avanzadas cuentan con esta característica). Existen en el mercado muy buenas cámaras réflex con precios asequibles para quienes se quieran iniciar en este mundillo.

Por otro lado, un objetivo gran angular que permita abarcar una mayor amplitud del paisaje y una mayor profundidad de campo. En mi caso utilizo desde hace algún tiempo el Tokina 11-16 mm. F2.8 DXII, un objetivo muy recomendado para cámaras con sensor DX. Cualquier objetivo básico de los que vienen en los kit (18-55mm) puede ser más que suficiente para iniciarse en la fotografía de paisaje.

Bajando con un trípode por el Pico de las Nieves

 

Otros elementos del equipo

Un buen trípode será otro de los elementos imprescindibles si queremos tomar fotografías nítidas. Sobre todo durante la hora azul donde ya no habrá tanta luz para poder disparar a velocidades lentas. En cuanto a la elección del trípode entran en juego muchos factores a tener en cuenta. Existen en el mercado trípodes para todos los gustos y colores, y aunque mi recomendación es que lleves uno con cierto peso. El viento suele ser un enemigo terrible en la zona, que puede echar a perder más de una toma. Muchos trípodes de calidad media y alta poseen niveles de burbujas incorporados que nos permitirán mantener el horizonte perfectamente nivelado y evitar así posibles recortes en el procesado posterior de la imagen.

La rótula suele ser otra de las cuestiones a tener en cuenta. Aunque no es imprescindible, si conviene invertir en una buena rótula para paisajes (de 3 ejes) si realizas fotografía de paisaje muy a menudo. Te ahorrará tiempo y te aportará una comodidad extra a la hora de realizar encuadres más precisos. Si decides adentrarte un poco por los caminos de la zona es necesario también contar con una mochila. Si bien no es un material estrictamente fotográfico, si es imprescindible para poder cargar y proteger nuestro preciado equipo. Como en el caso del trípode, existen muchas y buenas soluciones dependiendo de tus preferencias y usos.

Algunos otros materiales a tener en cuenta

Aunque no estrictamente necesario son: el disparador remoto. Permite una mayor comodidad a la hora de disparar la cámara sobre el trípode y evitar posibles trepidaciones (aunque siempre se puede llegar a utilizar el temporizador de la propia cámara que suele ser de 2 y 10 segundos). Por otro lado, los filtros pueden proporcionar un extra añadido a la hora de controlar la luz para la fotografía de paisaje. Los hay de muchas tipos, destacando en este caso el filtro polarizador, los degradados y los de densidad neutra. Por último, no olvides llevar baterías de repuesto, tarjetas de memoria suficientes. Y sobre todo, un frontal o linterna con pilas de repuestos. Es normal quedarse sin luz natural en pocos minutos y contar con una ayuda extra para transitar por la zona.

 

Silueta de fotógrafo con la Ventana del Nublo, el Roque Nublo y el Teide

 

Fotografía de paisaje 

Veamos algunos consejos prácticos para que te puedas llevar un recuerdo en forma de impactante fotografía. La fotografía de paisaje es uno de los estilos más apreciados por los amantes de este arte. Se diferencia de otros porque requiere de una preparación previa en la que hay que tener en cuenta ciertos aspectos. Las condiciones meteorológicas, la ubicación, la duración de la sesión y sobre todo el equipo necesario. Existe mucho contenido en la red donde profundizar en la fotografía de paisaje. Te recomiendo que leas algún artículo al respecto. Simplemente escribe “fotografía de paisaje” en algún buscador.

¿Quieres conocer mejor los rincones del Pico de Las Nieves y conocer algunas recomendaciones para tomar fotografías en este lugar? Te invito a leer el siguiente artículo del Blog del Informador Fotográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial